Después de la crisis financiera

Banca endureció condiciones en infraestructura: Banobras

Edgar Huérfano / El Economista

Los bancos después de la crisis del 2009 se volvieron mucho más conservadores para dar créditos a proyectos de infraestructura, solicitando de los proyectos a financiar un capital propio de 50% del valor total, lo que representa un aumento de 25 puntos porcentuales en un año, aseguró Alonso García Tamés, director del Banco Nacional de Servicios y Obra Pública (Banobras).

El funcionario detalló que durante el 2008 los bancos pedían que los proyectos de infraestructura tuvieran un 25% de ingresos propios o de inversionistas privados, del valor total del proyecto, financiando las instituciones de crédito el otro 75 por ciento.

De esta forma, de un proyecto con valor de 100 millones, los bancos financiaban 75 millones, siempre y cuando se garantizara un capital previo para el proyecto de 25 millones.

“Sin embargo, en 2009, los bancos sólo financiaban hasta el 50% del valor total del proyecto y demandaban que los inversionistas o el mismo proyecto generara el otro 50 por ciento”, explicó García.

Por lo que el directivo explicó que Banobras tuvo que entrar con apoyos directos a los proyectos de infraestructura social, para cumplir con el requerimiento de capital que los bancos piden para participar en los proyectos.

Así, en 2009 el banco de obras federal otorgó financiamiento por 60,000 millones de pesos, 40,000 millones de pesos de la ventanilla directa del banco y 25,000 millones de pesos del Fondo Nacional de Apoyo a la Infraestructura (Fonadin).